Enterrad mi corazón en Wounded Knee (Dee Brown)

Enterrad mi corazón en Wounded Knee – Crítica – Opinión

Me costó bastante trabajo conseguir una edición del mítico libro Enterrad mi corazón en Wounded Knee. Lo había conocido a través de referencias bibliográficas en ensayos históricos y, en realidad, no sabía a qué tipo de libro me enfrentaba: ¿una novela? ¿Otro ensayo? Se hablaba de él como una obra cumbre sobre el Oeste americano y el exterminio de sus habitantes originales, los pieles rojas. Conseguí un ejemplar con más de cincuenta años -ah, ese fragante papel amarillo- y me adentré en él.

Enterrad mi corazón en Wounded Knee no es una novela ni una obra de divulgación. Es una recopilación documental muy precisa sobre la tragedia de los indios americanos. Se describe con todo rigor el proceso recurrente de pactos y asentamiento de los hombres blancos en los territorios indios y la posterior ruptura de acuerdos y destrucción implacable de poblados. Siempre fue el mismo proceso: no me extraña que la tragedia de los indios persiguiera al autor como algo vergonzante y sintiera el deber de divulgarlo, sin orgullo patrio ni leches. De manera incuestionable, el trato al indio americano por parte de los Estados Unidos consistió en una permanente campaña de engaño, persecución y acoso hasta lograr la aniquilación completa o marginación absolutas de todos estos pueblos. Las descripciones -frecuentes- de los valientes ataques de los chaquetas azules contra poblados de tipis habitados por mujeres, ancianos y niños, son demoledoras.

Apaches, cheyennes, sioux, nez percés, Enterrad mi corazón analiza con una precisión magnífica todas las vicisitudes que atravesaron estos pueblos, con sólidos testimonios proporcionados por los propios jefes indios y los pocos americanos que sentían algo de remordimiento por lo que estaba pasando. Es un libro que, sin caer en el mito del buen salvaje, pone en su sitio la crueldad, egoísmo y rapiña que caracterizaron a los pueblos anglosajones aun tan avanzado el siglo XIX.